Terapias visuales

¡Infórmate sin compromiso!


    Terapias Visuales en la Unidad Multidisciplinar de Reahabilitación Visual

    Las terapias visuales se entienden como tratamientos para las habilidades visuales. Para llevarlas a cabo, Admiravisión cuenta con una Unidad de Rehabilitación Visual Multidisciplinar especializada en terapias de bioestimulación oftálmica neurocognitiva, dotado del material más moderno y dirigido por profesionales expertos en optometría comportamental, quienes evalúan y tratan el problema visual relacionándolo con el resto de los sentidos. No todos los problemas visuales se resuelven con medicación o cirugía.

    La terapia visual es una opción de tratamiento. Se considera que es un proceso educacional cuya finalidad es normalizar, aprender y automatizar una serie de habilidades visuales creando nuevas conexiones neurológicas.

    En las terapias visuales, enseñamos a que el paciente aprenda a utilizar correctamente su sistema visual y que de esa manera pueda percibir, procesar, comprender e integrar mejor toda la información visual.

    Hay casos en los que es necesaria la intervención de otros profesionales para poder ofrecer un abordaje integral de cada caso en concreto. A tal fin, nuestro equipo cuenta con la colaboración de una psicóloga/logopeda, una psicopedagoga y un osteópata postural. También trabajamos en estrecha colaboración con los maestros.

    Terapias visuales. ¿Cuándo son necesarias y cómo se realizan?

    Cuando una persona tiene determinados síntomas que no se pueden corregir mediante el uso de gafas y no existe una causa orgánica de tipo oftalmológico que se pueda tratar de otro modo, existen una serie de ejercicios visuales que pueden ayudar a resolverlos.

    Los problemas visuales que tratamos desde nuestra Unidad de terapias visuales, son:

    • ojo vago
    • estrabismo
    • diplopias binoculares (ocasionales o constantes)
    • Visión borrosa no justificada refractivamente
    • Dolores de cabeza relacionados con el esfuerzo visual
    • Dificultades de aprendizaje (problemas con lectoescritura, inversiones de letras/números …)
    • Dislexia
    • Discalculia
    • Trastornos de conducta y TDAH
    • Ansiedad infantil
    • Problemas posturales

    ¿En qué consisten y cómo se realizan las terapias visuales?

    Cuando se detecta un problema visual susceptible de ser tratado mediante terapia visual, se procede del siguiente modo:

    • Se realiza al paciente un examen visual optométrico para saber el motivo de su sintomatología.
    • Se le da un diagnóstico.
    • Se le propone un tratamiento, que puede ser de diferentes tipos:
      • Prescripción óptica
      • Gafas
      • Prismas
      • Lentes de contacto
      • Oclusión/obturación
      • Terapia visual

    Mediante la terapia visual, enseñamos a que el paciente aprenda a utilizar correctamente su sistema visual y que de esa manera pueda percibir, procesar, comprender e integrar mejor toda la información visual.

    Los optometristas nos ayudamos de una serie de materiales, pero estos no son lo que hará que un paciente mejore, sino la forma en la que ha trabajado siendo consciente de todos aquellos cambios que se han ido produciendo, para así poderlos transferir a su vida habitual.

    Siempre que se producen cambios, se adapta el desarrollo de la terapia y esta es una de las claves en las que se basa la terapia visual.

    Se puede empezar a hacer terapia visual a niños a partir de 5-6 años.

    Fases de la terapia visual

    Fase intensiva de la terapia

    La fase intensiva se lleva a cabo en gabinete 1 vez por semana y posteriormente cada quince días. Es necesario complementarla con ejercicios diarios en casa (unos 15-20 minutos). Esta fase implica de 3 a 4 meses de tratamiento, en función del problema diagnosticado.

     

    Fase de mantenimiento de la terapia

    La fase de mantenimiento consiste en el seguimiento del paciente en consulta 1 vez al mes durante los 2 primeros meses y después cada 2 o 3 meses. En consulta se examinará y se pautará alguna sesión más de terapia visual en gabinete y se irá reduciendo el tiempo y la frecuencia de los ejercicios realizados en casa.

    La duración total del tratamiento suele ser de entre 9 meses y 1 año.

    Una meta y un compromiso

    El programa de terapia visual siempre está diseñado de manera personalizada con las necesidades específicas de cada paciente. El paciente debe ser constante durante el tratamiento y estar motivado. Para ello se le pide que se marque un objetivo a conseguir y un compromiso con el trabajo diario a realizar. Todo ello se va revisando cada vez que el paciente acude a la consulta del optometrista que tutoriza su proceso y al que puede contactar siempre que lo necesite. El optometrista ofrece todo su apoyo al paciente desde el primer día para facilitarle al máximo el éxito de su tratamiento y proporcionarle el soporte que necesita.

    Terapias visuales para problemas de aprendizaje

    Cuando un niño tiene problemas de aprendizaje, debe ser valorado y, a menudo tratado, de forma multidisciplinar por psicopedagogos, logopedas, educadores y optometristas comportamentales, en función del caso.

    Un buen procesamiento de la información visual nos permite interpretar y comprender todo aquello que vemos y poderlo integrar con el resto de los sentidos.

    Para procesar correctamente la información que percibimos a través de los ojos, son necesarias ciertas habilidades visuales.

    A menudo, existen alteraciones de estas habilidades que dificultan el aprendizaje en el niño. Es entonces cuando el optometrista comportamental diagnostica el origen y pauta un tratamiento a seguir para poder superar sus dificultades.

    Cuestionario de detección

    Cuestionario de detección de signos de alerta de problemas de aprendizaje por problemas de visión

    Ofrecemos un test orientativo de signos y síntomas visuales para ayudar a los papas a saber si su hijo puede padecer problemas visuales que le estén dificultando el ritmo académico. Deben responder sí o no a cada una de las siguientes cuestiones:

    • ¿Ve doble o/y borroso al leer?
    • ¿Guiña/cierra y se cubre un ojo?
    • ¿Se acerca mucho al papel cuando lee o escribe?
    • ¿Tiene dolor de cabeza al final del día?
    • ¿Ladea la cabeza cuando lee y escribe o/y necesita seguir las líneas con el  dedo?
    • ¿Confunde/Invierte las letras o las palabras al leer?
    • ¿Recuerda mejor oralmente que por escrito?
    • ¿Omite letras al leer/escribir?
    • ¿Vocaliza cuando lee en voz baja?
    • ¿Tiene una velocidad lectora reducida?
    • ¿Tiene dificultades de atención/concentración?
    • ¿Necesita mucho tiempo para finalizar una tarea?
    • ¿Tiene baja comprensión lectora?
    • ¿Hace mala letra, no se mantiene sobre la línea al escribir y es desordenado?
    • ¿Tiene torpeza psicomotriz?
    • ¿Adopta malas posturas?
    • ¿Tiene dificultad para copiar de la pizarra?

    Si ha respondido afirmativamente entre 4 y 6 cuestiones, el niño puede tener un posible problema visual.

    Si las respuestas afirmativas han sido 6 o más, casi seguro que hay un problema visual.

    Ante estos casos, no dude a consultar al Optometrista Comportamental a fin de que realice un estudio funcional completo y unos tests diagnósticos que sirvan para pautar las terapias a realizar.

    Habilidades de percepción visual

    Discriminación visual

    Capacidad para ser consciente de los rangos distintivos de los objetos

    Signos y síntomas de problemas de discriminación visual:

    • Confunde letras o palabras similares
    • Escribe o copia sin discriminar
    • Confunde la grafía de los signos matemáticos.

     

    Memoria visual

    Capacidad que permite identificar de manera inmediata la palabra.

    Signos y síntomas de problemas de memoria visual:

    • Incapacidad de predecir
    • Lectura silábica
    • Comete errores al deletrear palabras

    Relaciones espaciales

    Permite ser consciente de los rangos distintivos de los objetos en el espacio.

    Signos y síntomas de problemas de relación espacial:

    • Invierte números y letras.

     

    Constancia de forma

    Capacidad de reconocer formas sea cual sea su tamaño, color u orientación.

    Signos y síntomas de problemas de constancia de forma:

    • Mala comprensión lectora.
    • No puede generalizar.
    • Tiene problemas con las letras mayúsculas–minúsculas.

    Figura-fondo

    Permite percibir una forma y seleccionarla de entre otras.

    Signos y síntomas de problemas de figura-fondo:

    • No puede encontrar ideas ni detalles que se le requieran por escrito.

    Cierre Visual

    Permite encontrar una respuesta con pocos datos y detalles.

    Signos y síntomas de problemas de cierre visual:

    • Tiene dificultad para captar ideas.
    • Le cuesta tomar decisiones.

    Habilidad visuo-espacial

    Psicomotricidad. Lateralidad. Direccionalidad

    • Es importante que el niño sea consciente de los dos lados de su cuerpo (derecha/izquierda) y que sepa integrarlos.
    • Debe aprender dónde está él en relación a su entorno para poder orientarse en el espacio y en el tiempo.
    • Debe aprender a moverse en contra de la gravedad y tener control de sus movimientos. Todos los movimientos de su cuerpo son dirigidos y coordinados por su visión, de esta manera, aquellos bebés que empiezan a caminar precozmente no aprenden a utilizar sus ojos de forma coordinada como aquellos que han gateado.
    • El bebé tiene que pasar por todas y cada una de las fases de desarrollo y a su debido tiempo: rodar, reptar, gatear, andar, correr…

    En virtud de ello, cuando en un examen visual encontramos problemas en el control e integración de las dos partes del cuerpo, sabemos que vamos a encontrar problemas visuales de visión binocular y percepción visual.

    Los niños deben construir bien la lateralidad para tener un punto referencial espacio-temporal. Esta referencia es importantísima para automatizar lo que se va aprendiendo y organizar todo lo que nos rodea.

    Los niños que presentan una lateralidad homogénea (mano, ojo, pie y oído dominantes en el mismo lado), tienen una mejor adaptación para integrar de forma más eficaz la información sensorial. Con esto no quiero decir que toda persona con una lateralidad cruzada tenga trastorno del aprendizaje pero sí que deba evaluarse como un factor de riesgo.

     

    Signos y sintomas de problemas psicomotrices:

    • Dificultad en la automatización de la lectura, escritura y cálculo
    • Problemas para organizar correctamente el espacio y el tiempo
    • Torpeza psicomotriz
    • Inversiones de letras y números
    • Falta de ritmo en la lectura
    • Confunde palabras similares
    • Mejor nivel de comprensión verbal que escrito
    • Dificultad de atención
    • Cansancio y desmotivación.

    Desarrollo de la lateralidad:

    Hasta los 4-5 años no tiene demasiada importancia conocer donde está la derecha y la izquierda.

    A los 6 años es cuando se inicia la escritura y la lectura. Aquí el niño se va a encontrar con unas letras y números cuyas coordenadas espaciales y temporales le van a marcar un significado.

    Habilidad de integración visuo-motora

    Integración de las destrezas visuales perceptuales con el movimiento motor fino.

    Signos y síntomas de problemas de integración visuo-motora:

    • mala letra
    • escritura y dibujo descuidado
    • no se mantiene sobre la línea al escribir
    • al colorear se sale del dibujo
    • le cuesta recortar figuras

    Testimonios

    Verónica, la mamá de Adrián, nos dice esto:

     

    «Cuando le dieron el diploma de terapias visualesa Adrián nos pusimos muy contentos. Nuria ha hecho muy buen trabajo con Adrián. Ambos han trabajado a tope y eso se ha notado en la mejora de la visión de él. A día

    de hoy hemos logrado una mejora del 80%, cuando antes sólo tenía un 40% de visión, un cambio radical. Estamos muy contentos con Nuria y la buena atención diaria tanto con Adrián como conmigo. Quiero dar las gracias también a Victoria por su excelente acogida. Entre todos hemos logrado que ir a ter

    apias visuales fuese divertido, y que Adrián trabajase con regularidad en el centro y en casa para su correcta evolución.»

    Descubre nuestras principales terapias

    Terapias visuales para la ambliopía u ojo vago

    El uso de terapias de bioestimulación oftálmica neurocognitva en el tratamiento de la ambliopía u ojo vago permite mejorar no solo la agudeza visual, sino también la visión binocular, el enfoque, la integración visuomotora y el procesamiento de la información visual.

    Terapias visuales para estrabismos

    El uso de terapias de bioestimulación oftámica neurocognitiva en el tratamiento del estrabismo ayuda a corregir la alineación del ojo estrábico, entrenando la musculatura responsable de su desviación.

    Terapias para problemas de eficacia visual

    La fatiga visual al leer o escribir, dolores de cabeza o una mala comprensión lectora son algunos de los signos de problemas de eficacia visual relacionados con la acomodación, la visión binocular o la motilidad ocular, y que pueden corregirse mediante terapias de bioestimulación oftálmica neurocognitiva específicas.

    Terapia del movimiento rítmico (TMR)

    La Terapia de Movimientos Rítmicos tiene como objetivo la completa integración de los reflejos primitivos cuando esta no se ha conseguido de manera espontánea. Esta terapia permitirá crear nuevas conexiones nerviosas que harán que el niño pueda mejorar su atención y alcanzar niveles cognitivos superiores (lectura, escritura, desarrollo de la lógica).

    Financiamos tu mirada sin intereses

    En Admira Visión no queremos que el precio suponga una barrera a la hora de cumplir tu deseo de decir adiós a las gafas y/o lentes de contacto.

    Mutuas concertadas

    Pide cita

    La primera visita sin compromiso.
    Pregunta al médico todo lo que necesitas saber y decide.