Cirugía refractiva

¡Infórmate sin compromiso!



    ¿Qué es la cirugía refractiva?

    La cirugía refractiva es la solución definitiva para diversas patologías, denominadas defectos refractivos (miopía, hipermetropía y astigmatismo). La cirugía refractiva permite conseguir una correcta visión dejando de depender en todo momento de gafas o lentes de contacto.

    Contempla dos opciones. La primera consiste en esculpir la córnea mediante Láser Excímer Amaris, que permite adecuar su curvatura con enorme precisión, eliminando las cantidades de tejido corneal necesarias, y así  modificar la refracción ocular para conseguir el correcto enfoque de la imagen en la retina.

    La segunda opción consiste en implantar una lente intraocular ICL para corregir la refracción.

    ¿Qué corrige la cirugía refractiva?

    Miopía

    Hipermetropía

    Astigmatismo

    Técnicas de cirugía refractiva en Admiravisión

    Técnica de cirugía refractiva LASIK

    Permite operar miopías de entre 1 y 8 dioptrías e hipermetropías entre 1 y 5 dioptrías, con o sin astigmatismo, una vez se ha estabilizado la visión, a partir de los 21 años aproximadamente.

    Consiste en el tallado y remodelación, mediante un láser Excímer, del espesor del tejido corneal, en función del defecto y número de dioptrías a corregir.

    Tras realizar un completo estudio oftalmológico de aptitud para esta técnica, que requiere estar los 15 días previos sin utilizar lentes de contacto, se introducen los datos biométricos obtenidos en el Láser Excímer Amaris  y, mediante anestesia tópica local, se procede a remodelar la córnea.

    Más información

    Técnica de cirugía refractiva PRK

    En caso de que exista un riesgo importante de traumatismo ocular (por causa profesional, por ejemplo), o la córnea sea demasiado fina para esculpirla mediante Lasik, su superficie sea muy irregular o demasiado plana o curva, será necesario realizar los impactos de láser sobre todo el tejido corneal, sin levantar el flap propio de la técnica Lasik.

    El resultado es igual de satisfactorio pero el postoperatorio es un poco más lento y doloroso, debido a que el epitelio debe regenerarse. Suele ocasionar lagrimeo, escozor y dolor durante los primeros 3 días. La agudeza visual óptima no se alcanza hasta los 10 días y el tratamiento con colirios se alarga entre 3 y 5 meses.

    Para realizar esta técnica utilizamos tecnología de última generación: Láser Excímer Amaris

    Más información

    Implante de lentes intraoculares ICL

    Esta técnica óptima para tratar pacientes jóvenes o con espesores corneales muy pequeños, con miopías o hipermetropías elevadas, que no pueden ser tratados mediante la técnica Lasik.

    Es una técnica de última generación con la que se obtienen resultados inmediatos y excelentes.

    La intervención consiste en introducir una lente de contacto intraocular flexible entre el iris y el cristalino, por una incisión de 2,8 mm. con anestesia tópica (gotas). Es indolora y lleva unos 8 minutos por cada ojo. No requiere ingreso hospitalario.

    Existen lentes fáquicas tanto para miopes como para hipermétropes, ICL además presenta lentes tóricas, que pueden corregir a la vez el astigmatismo. La lente precisa de un mínimo de espacio dentro del ojo donde poder colocarse, este espacio llamado cámara anterior (espacio que existe entre la córnea y el cristalino) es, la mayoría de las veces, mayor en miopes que en hipermétropes. Es por esto que la mayoría de miopes pueden optar a este tipo de cirugía refractiva.

    Más información

    Ventajas del implante de lentes ICL

    • Reversible
    • Calidad de visión
    • Invisible, blanda y flexible
    • Para pacientes complicados
    • Rápida e indolora
    • Rendimiento deportivo
    • Protege de rayos UVA
    • Biocompatible

    Preguntas frecuentes sobre implante de lentes ICL

    ¿Este tipo de lentes sólo sirve para miopes?

    Existen lentes fáquicas tanto para miopes como para hipermétropes, ICL además presenta lentes que pueden corregir a la vez el astigmatismo. La lente precisa de un mínimo de espacio dentro del ojo donde poder colocarse, este espacio llamado cámara anterior (espacio que existe entre la cornea y el cristalino) es , la mayoría de las veces, mayor en miopes que en hipermétropes. Es por esto que la mayoría de miopes pueden optar a este tipo de cirugía refractiva.

    ¡Es un cuerpo extraño!, ¿La lente se degrada con el tiempo?

    Este tipo de lentes, igual que el resto, no se degradan, los materiales que se usan son siempre biocompatibles y por tanto no existe reacción alguna del organismo hacia ellas.

    ¿Cuándo utilizamos este tipo de lentes?

    Antes, hace unos años, la indicación era para pacientes que no podían someterse a tratamiento mediante láser excimer (LASIK). Hoy en día, cada vez implantamos más lentes fáquicas ya que presentan ciertas ventajas con respecto a los tratamientos con láser sobre todo en miopes altos. Mejoran la calidad de visión y constituye un proceso totalmente reversible, estos factores hacen que muchos pacientes se inclinen por esta opción.

    ¿Qué es una lente fáquica?

    Son aquellas lentes que para su colocación no se precisa extraer el cristalino, por tanto se mantiene la capacidad acomodativa del ojo. Existen lentes fáquicas de cámara anterior, es decir, lentes que se colocan por delante del iris. También existen lentes fáquicas de cámara posterior, es decir, se colocan detrás del iris, éste es el caso de ICL. No obstante, en ocasiones utilizamos también lentes fáquicas de cámara anterior.

    ¿Qué significa ICL?

    Son las siglas inglesas del nombre de esta lente fáquica, en castellano viene a significar:

    “Lente de contacto implantable”

    Tecnología de última generación con Láser excímer Amaris

    Existen diferentes tipos de láser Excímer. Nuestro grupo posee la última tecnología del mercado, el Láser Excímer Amaris. Este equipo ofrece las siguientes ventajas:

    Mayor precisión

    El equipo lleva integrado un paquímetro de alta resolución on line de forma que permite un control on time del proceso de esculpimiento de la córnea y del centrado del ojo.

    Mayor seguridad

    Al tener un control permanente de la posición del paciente se eliminan las complicaciones del corte incompleto y las aberraciones

    Mayor rango de pacientes aptos

    Permite operar córneas más finas (el flap es de tan sólo 90 micras) en pacientes con miopías de hasta 10 dioptrías, hipermetropías de hasta 5 dioptrías y astigmatismos de hasta 6 dioptrías.

    Mayor rapidez

    El láser femtosegundos Intralase separa una fina capa de tejido corneal (flap) de forma suave, indolora y rápida.

    El sistema Eye-tracker 5D del láser Amaris es dos veces más rápido que el láser tradicional y compensa activamente las cinco dimensiones del movimiento ocular.

    Mayor ergonomía

    Más cómodo para el paciente y para el cirujano y su ayudante. Mayor espacio entre el aparato y el paciente que reduce la sensación de agobio y facilita los movimientos al cirujano.

    Menor tiempo de recuperación

    La rapidez del turbo eye-tracker, el sistema estéril y el de aspiración de partículas, minimizan la deshidratación de la córnea y los halos nocturnos del post-operatorio.

    Preguntas frecuentes sobre la cirugía refractiva

    ¿Cuándo podré reincorporarme a mi trabajo?

    Habitualmente a los dos días tras la cirugía. En los casos de implante de lente intraocular dependerá de las exigencias físicas de cada trabajo.

    ¿Cuántos días tendré los ojos tapados?

    Ninguno. Con las técnicas de anestesia tópica (sólo con gotas) no es necesaria la oclusión tras la cirugía.

    ¿Cuánto tardaré en ver bien tras la intervención?

    A las 24-48 horas tras la intervención ya se alcanza una buena visión, suficiente para desarrollar una vida normal en la mayoría de los casos, si bien la visión será peor en situaciones de poca luz o ambientes oscuros durante las primeras semanas o irá mejorando paulatinamente.

    ¿Mejoraré la visión?

    La cirugía mediante la técnica Lasik no mejora la agudeza visual, es decir, después de la cirugía la mejor visión que el paciente puede conseguir es la visión que tenía preoperatoriamente con sus gafas. Sin embargo, la técnica de la facoemulsificación o implante de lentes epicapsulares mejora la visión preoperatoria en la inmensa mayoría de los casos.

    ¿Quedaré a cero dioptrías?, ¿Tendré que llevar gafas después de la intervención?

    Aunque la mayor parte de los pacientes operados con láser excimer no requieren gafas o lentes de contacto después de la cirugía, algunos necesitarán gafas para leer, ver la televisión, ir al cine o conducir de noche, sobretodo en caso de miopía y/o astigmatismo elevado. A partir de los 45-50 años aparece la presbicia o vista cansada en el 100% de la población, lo que conlleva el uso de gafas para visión próxima independientemente de la técnica quirúrgica utilizada.

    ¿Me dormirán para operarme?

    No, ni siquiera inyecciones. El tipo de anestesia es tópica, o sea, con gotas. Por ello, no es necesario ninguna prueba preoperatoria (análisis o radiografía) ni suspender su medicación habitual, ni estar en ayunas.

    Urgencias oftalmológicas

    El servicio de Urgencias Oftalmológicas de Admira Visión está a disposición de los pacientes las 24 horas, los 365 días del año, tanto a nivel médico como quirúrgico. Atención inmediata sin esperas.

    Mutuas concertadas

    Pide cita

    La primera visita sin compromiso.
    Pregunta al médico todo lo que necesitas saber y decide.