Cirugía Lasik

¡Infórmate sin compromiso!



    ¿Qué es la cirugía refractiva Lasik?

    La cirugía refractiva es la solución definitiva para diversas patologías, denominadas defectos refractivos (miopía, hipermetropía y astigmatismo). La cirugía refractiva permite conseguir una correcta visión sin necesidad de gafas o lentes de contacto.

    El láser, con su precisión, permite tallar la córnea, adecuar su curvatura eliminando las cantidades de tejido corneal necesarias y modificar la refracción ocular para conseguir el correcto enfoque de la imagen en la reti

    La técnica LASIK es la más común. El láser excímer Amaris es el apropiado para tratar miopías de entre 1 y 10 dioptrías e hipermetropías de entre 1 y 5 dioptrías, con o sin astigmatismo.

    ¿Qué corrige la cirugía refractiva LASIK?

    Miopía

    Hipermetropía

    Astigmatismo

    Presbicia

    La operación con cirugía Lasik

    Permite operar miopías de entre 1 y 8 dioptrías e hipermetropías entre 1 y 5 dioptrías, con o sin astigmatismo, una vez se ha estabilizado la visión, a partir de los 21 años aproximadamente.

    Consiste en el tallado y remodelación, mediante un láser Excímer, del espesor del tejido corneal, en función del defecto y número de dioptrías a corregir.

    Después de realizar un completo estudio oftalmológico de aptitud para esta técnica, que requiere estar los 15 días previos sin utilizar lentes de contacto, se introducen los datos biométricos obtenidos en el equipo Láser excímer Amaris y, mediante anestesia tópica local y, tras levantar un flap mediante en Láser Femtosegundos Ziemmer Z6, se procede a remodelar la córnea.

    En primer lugar se levanta un pequeño flap corneal para poder impactar con el láser directamente sobre la córnea. Para realizar esta incisión, se puede utilizar un microqueratomo, una especie de bisturí, o el láser femtosegundos.

    Tras el tratamiento, el flap se vuelve a adherir solo, sin necesidad de puntos. La intervención es muy segura, el resultado excelente y la recuperación muy rápida.

    La ventaja del láser femtosegundos es en relación a una mejor cicatrización, menor necesidad de lágrimas artificiales tras la cirugía, menor riesgo de halos nocturnos y mejor contraste visual. Sin embargo, la técnica tradicional ofrece también resultados altamente satisfactorios.

    Paso a paso

    1

    Colocamos el anillo de succión sobre el globo ocular.
    2

    Se crea un disco corneal incompleto mediante un aparato conocido como microqueratomo automático o mediante láser de femtosegundos. Este proceso puede ser mínimamente molesto pero no doloroso.
    3

    Retiramos el disco corneal y comenzamos el tratamiento con láser EXCIMER, éste proceso es totalmente indoloro.
    4

    Limpiamos la zona de posibles restos y reposicionamos el disco.
    5

    Incrementamos la adhesión del disco mediante el secado de la interfase.
    6

    Colocamos gotas de antibiótico y antiinflamatorio.

    Anestesia tópica

    La anestesia para esta técnica quirúrgica es tópica (con colirio) y no es necesario el vendaje ocular postoperatorio.

    Mayor seguridad

    La precisión y seguridad de la técnica LASIK hacen de ella el procedimiento quirúrgico de elección para la mayoría de los defectos refractivos

    Rápida e indolora

    La intervención se efectúa en pocos minutos y es indolora gracias a la anestesia tópica (por medio de gotas)

    Sin hospitalización

    La cirugía Lasik no requiere ingreso hospitalario

    Postoperatorio de cirugía Lasik

    El curso postoperatorio de la intervención de LASIK es rápido. Usted recuperará la visión rápidamente, si no existe ningún contratiempo ni otra patología asociada. No obstante, con frecuencia su visión tardará algunos días en ser tan buena como la que usted tenía con sus gafas o lentes de contacto antes de la intervención.

    Durante algunas semanas puede observar algunas alteraciones visuales que debe entender como normales:

    • Disminución de su capacidad visual en condiciones de baja iluminación.
    • Halos o destellos al mirar directamente algún foco luminoso.
    • Ligeros cambios en su capacidad visual durante el período de cicatrización (5 semanas).

    En un plazo máximo de dos meses (tiempo en el que se estabiliza totalmente el proceso cicatricial) realizaremos una refracción y valoraremos, si existe, cómo corregir su defecto refractivo residual. En caso de ser necesarias las gafas o lentes de contacto serán de poca graduación y probablemente solo las necesitará ocasionalmente o para realizar actividades concretas. Si el defecto refractivo residual fuese importante para usted, su oftalmólogo le informará de las posibilidades quirúrgicas para corregirlo.

    Es importante que, además de las indicaciones específicas y particulares de su oftalmólogo, siga las siguientes instrucciones.

    Aunque sea mucho tiempo después de la intervención, acuda a la consulta de inmediato siempre que note disminución de la visión, enrojecimiento o secreción importantes o dolor intenso en su ojo operado.

    Respecto al tratamiento

    • Lave cuidadosamente sus manos antes de poner cualquier colirio en el ojo.
    • Puede, si coinciden, ponerse dos clases de colirios al mismo tiempo. Basta que espere un minuto entre ambas aplicaciones.
    • No debe utilizar, una vez empezado, ningún colirio durante más de cuatro semanas sin comprar un nuevo frasco. No olvide que algunos deben conservarse en nevera (esto está siempre indicado en el envoltorio del producto).

    Respecto a sus actividades

    • Haga vida normal, aunque su visión fuese mala, puede utilizar el ojo tanto como quiera.
    • Es importante que no se frote los ojos.
    • Puede (y debe) lavarse la cabeza y la cara. Los párpados y la piel que rodea al ojo deben estar limpios. Son recomendables los jabones suaves utilizados para los bebés. Tenga solo la precaución de secarse suavemente después.
    • No se tape el ojo, aunque le resulte más cómodo. El riesgo de infección aumenta con un ojo tapado. Ocasionalmente su oftalmólogo puede recomendarle utilizar por la noche un oclusor rígido fenestrado.
    • Puede utilizar gafas de sol para salir a la calle, especialmente durante las primeras semanas tras la operación. No solo le servirán para proteger el ojo, sino que le evitarán el deslumbramiento, algo frecuente tras la intervención.
    • Excepto indicación especial por parte de su oftamólogo, puede dormir en la posición que más le guste, aunque durante los primeros cinco días es recomendable no dormir boca abajo.
    • Es recomendable también que no se frote los ojos tras la intervención. Por la misma razón es recomendable no pintarse los ojos durante 1 mes.

    Preguntas frecuentes sobre la cirugía refractiva

    ¿Cuándo podré reincorporarme a mi trabajo?

    Habitualmente a los dos días tras la cirugía. En los casos de implante de lente intraocular dependerá de las exigencias físicas de cada trabajo.

    ¿Cuántos días tendré los ojos tapados?

    Ninguno. Con las técnicas de anestesia tópica (sólo con gotas) no es necesaria la oclusión tras la cirugía.

    ¿Cuánto tardaré en ver bien tras la intervención?

    A las 24-48 horas tras la intervención ya se alcanza una buena visión, suficiente para desarrollar una vida normal en la mayoría de los casos, si bien la visión será peor en situaciones de poca luz o ambientes oscuros durante las primeras semanas o irá mejorando paulatinamente.

    ¿Mejoraré la visión?

    La cirugía mediante la técnica Lasik no mejora la agudeza visual, es decir, después de la cirugía la mejor visión que el paciente puede conseguir es la visión que tenía preoperatoriamente con sus gafas. Sin embargo, la técnica de la facoemulsificación o implante de lentes epicapsulares mejora la visión preoperatoria en la inmensa mayoría de los casos.

    ¿Quedaré a cero dioptrías?, ¿Tendré que llevar gafas después de la intervención?

    Aunque la mayor parte de los pacientes operados con láser excimer no requieren gafas o lentes de contacto después de la cirugía, algunos necesitarán gafas para leer, ver la televisión, ir al cine o conducir de noche, sobretodo en caso de miopía y/o astigmatismo elevado. A partir de los 45-50 años aparece la presbicia o vista cansada en el 100% de la población, lo que conlleva el uso de gafas para visión próxima independientemente de la técnica quirúrgica utilizada.

    ¿Me dormirán para operarme?

    No, ni siquiera inyecciones. El tipo de anestesia es tópica, o sea, con gotas. Por ello, no es necesario ninguna prueba preoperatoria (análisis o radiografía) ni suspender su medicación habitual, ni estar en ayunas.

    ¿Y si muevo los ojos durante la intervención?

    Lo más recomendable sería que no lo hiciera, no obstante, los sistemas de seguridad por seguimiento de los movimientos oculares de que dispone el láser, detendrían el tratamiento impidiendo posibles complicaciones.

    ¿Me dolerá la intervención?

    No. Ni durante ni después. Sólo tendrá leves molestias las primeras horas tras el procedimiento.

    ¿Es muy larga la intervención?

    No. Dura aproximadamente 5 minutos por ojo y es posible, en la mayoría de los casos, operar ambos ojos en la misma sesión. En los casos de implante de lente epicapsular y en la cirugía de la catarata, la duración aproximada es de 8 a 10 minutos y es aconsejable dejar transcurrir de 1 a 2 días entre un ojo y otro.

    ¿Cuántos días tendré que estar en la clínica?

    Ninguno. Es un tipo de cirugía que se realiza de manera ambulatoria. Después de la intervención puede irse a su casa.

    Urgencias oftalmológicas

    El servicio de Urgencias Oftalmológicas de Admira Visión está a disposición de los pacientes las 24 horas, los 365 días del año, tanto a nivel médico como quirúrgico. Atención inmediata sin esperas.

    Mutuas concertadas

    Pide cita

    La primera visita sin compromiso.
    Pregunta al médico todo lo que necesitas saber y decide.