Párpados y vías lagrimales

¡Infórmate sin compromiso!



    Párpados y vías lagrimales

    Los problemas en los párpados, órbitas y las vías lagrimales son tratados por especialistas en cirugía oculoplástica. Estos profesionales no sólo se ocupan del resultado estético sino también de la correcta función del ojo y sus anejos.

    Patologías relacionadas

    Tumores oculares

    Blefaroespasmo

    Orzuelo y Chalazion

    Entropion y Ectorpion

    Lagoftalmia

    Lagrimeo o epífora

    Párpados caídos y patas de gallo

    Ptosis palpebral

    Blefaroespasmo

    El blefaroespasmo consiste en el cierre involuntario de los párpados, de forma crónica, repetitiva y bilateral.

    Su origen es de tipo neuronal. Inicialmente se percibe un aumento del parpadeo, que se va haciendo cada vez más intenso, pudiendo incluso impedir la apertura de los párpados, cosa que invalida la visión del paciente.

    Suele producirse con mayor incidencia a partir de los 50 años, en mujeres y con cierta predisposición genética.

    El origen puede ser de tipo neuronal, secundario a determinada medicación o debido a sequedad ocular.

    Afecciones similares al blefaroespasmo

    Hay que diferenciar el blefaroespasmo de otras afecciones con las que se puede confundir:

    • Tics en los ojos: Son más frecuentes en personas jóvenes o niños y pueden afectar a tan sólo un ojo.Excepto si el paciente padece el Síndrome de Tourette, o ha consumido sustancias tóxicas que puedan haber afectado al sistema nervioso central, las causas concretas son de origen desconocido pero se agravan con el estrés, la ansiedad o la fatiga.
    • Mioquimias orbiculares: Son pequeños temblores de los párpados debidos a contracciones de la musculatura orbicular. No suele ser perceptible más que por el paciente y cede de forma espontánea. Se asocia a episodios de estrés y consumo de substancias excitantes.
    • Espasmo hemifacial: Movimiento involuntario de todo un lado de la cara. Esta patología suele ser producida por una pequeña malformación vascular intracraneal que comprime el nervio facial, irritándolo y provocando los espasmos.

    Síndromes asociados al blefaroespasmo

    • Apraxia: Imposibilidad de abrir el párpado hasta un tiempo después de cada espasmo.
    • Síndrome de Meige: Es la extensión de los espasmos de los párpados hacia otros grupos musculares del rostro, que pueden llegar a afectar incluso a la musculatura de la garganta y del sistema respiratorio, afectando a la fonación.

    Tratamiento

    El tratamiento dependerá de la causa que ocasiona el blefaroespasmo y puede ser tan diverso como el farmacológico, la inyección de toxina botulínica o la miectomía. En cualquier caso, debe ser un oftalmólogo especialista en oculoplastia quien lo determine.

    La miectomía o orbiculectomía es una cirugía consistente en la extirpación, parcial o total, de los músculos encargados del cierre de los ojos, principalmente, los orbiculares.

    Es una técnica que se aplica, en última instancia, a pacientes afectados de blefaroespasmo en los que ha fracasado la aplicación de toxina botulínica o Botox.

    Esta cirugía se lleva a cabo con anestesia local y/o sedación.

    Orzuelo y Chalazión

    ¿Qué es?

    El orzuelo es una inflamación de una glándula de la base de las pestañas, que produce una inflamación en el párpado, acompañada de molestias, más o menos acusadas, al parpadear.

    Cuando las glándulas de Zeis se inflaman de forma permanente, o cuando los conductos de las glándulas de Meibomio se obturan, impidiendo que la grasa fluya con la lágrima, el orzuelo se cronifica y se endurece dando lugar a un quiste llamado chalazion.

    Causas del orzuleo y chalazión

    Las causas inflamatorias que dan lugar a los orzuelos tienen su origen en bacterias de la piel. Algunas enfermedades de la piel, como la psoriasis, la dermatitis seborréica, el acné rosácea, la blefaritis; un tipo de piel grasa y gruesa; la adolescencia o el embarazo; o determinados hábitos alimentarios y tóxicos pueden favorecer este trastorno que, en muchos casos se acaba cronificando.

    Tipos de orzuelo

    En función de su localización, dentro o fuera del párpado, el orzuelo puede ser interno o externo.

    El interno se produce por una infección de las glándulas sebáceas de Meibomio, que se encuentran en el espesor del párpado.

    Tratamiento

    En la fase aguda de infección y/o inflamación, se procederá al lavado de los párpados con soluciones jabonosas y la aplicación de una pomada antibiótica, para controlar la infección, y corticoide, para controlar la inflamación. También va bien utilizar paños calientes que favorezcan la desobstrucción de la glándula.

    Si el orzuelo se cronifica, transcurridos entre 15 días y un mes, se recomienda la inyección de corticoide, como el Trigón.

    En caso de que, todavía así, no se resuelva el problema, será preciso recurrir a la cirugía. Se trata de una intervención menor, de tipo ambulatorio que consiste en abrir la glándula afectada, desobturarla y extirpar la lesión. Si la intervención se lleva a cabo a través de la vía conjuntival no es preciso coser. En caso de que sea necesario acceder al nódulo seccionando la piel, se colocarán unos puntos de sutura que se retirarán al cabo de una semana.

    En los casos de tendencia a la formación de estas lesiones, que hemos descrito en el apartado de causas, es necesario mantener una correcta higiene diaria de los párpados, para evitar recidivas.

    En estos casos, el oftalmólogo puede considerar necesario el tratamiento antibiótico durante un periodo largo (aprox. 4 meses), con doxiciclina oral, para evitar las recaídas.

    Entropion y Ectorpion

    ¿Qué es el ectropion y el entropion?

    Se trata de malposiciones del margen del párpado que rota hacia fuera (ectropion) o hacia adentro (entropion). Los síntomas que producen se dividen en:

    • Síntomas leves: lagrimeo e irritación
    • Síntomas moderados: queratitis, úlceras e infecciones en la córnea

    Causas

    • Envejecimiento que debilita la musculatura y ésta se distiende en exceso, descolgándose
    • Cicatrización de traumatismos, quemaduras
    • Inflamaciones crónicas de la conjuntiva

    Lagoftalmia

    La lagoftalmia o lagoftalmos es la imposibilidad de cerrar completamente uno o ambos ojos. Este problema puede ser causado por un problema nervioso (una parálisis facial) o tener una causa mecánica, como una cicatriz en el párpado.

    Al quedar un espacio entre el párpado superior y el inferior, la superficie ocular queda expuesta, lo que puede dar lugar a sequedad ocular e infecciones, comprometiendo la calidad de la visión y llegando incluso a amenazar la integridad del ojo si llega a producirse ulceración corneal o perforación.

    Causas del lagoftalmos

    La lagoftalmia puede deberse a causas de tipo:

    • Mecánico: En este tipo de lagoftalmia, algún factor externo impide el cierre del ojo: una cicatriz en el párpado o la conjuntiva, una retracción palpebral, exoftalmos, laxitud palpebral, atrofia tras una quemadura…
    • Nervioso: En este caso, una lesión en el nervio facial puede impedir el cierre de los párpados. El nervio facial es el encargado de transmitir la informacion nerviosa al músculo orbicular. Cuando este nervio es afectado por una parálisis facial, un tumor, un trauma, o alguna enfermedad cerebro-vascular, el músculo es incapaz de cerrar totalmente los párpados.

    Síntomas del lagoftalmos

    Los síntomas que se producen a causa de la exposición de la superficie ocular y la consiguiente sequedad son:

    • Lagrimeo.
    • Sensación de cuerpo extraño.
    • Irritación ocular.
    • Visión borrosa.

    Prevención y tratamiento

    La lagoftalmia no se puede prevenir, excepto en los casos en que se da por una retracción palpebral después de una cirugía de blefaroplastia. Aunque no pueda prevenirse, sí es importante detectarlo para reducir los riesgos para la visión e iniciar el tratamiento adecuado lo antes posible.

    En lagoftalmias leves, con pocos o nulos síntomas de sequedad, el tratamiento consiste en lubricar la superficie ocular mediante lágrimas artificiales, pomadas oftálmicas o cámaras húmedas para evitar complicaciones futuras.

    En lagoftalmos más graves, además de la lubricación frecuente se puede recurrir a la cirugía para corregir el problema (dependiendo del grado de exposición del ojo y del funcionamiento del músculo orbicular).

    Lagrimeo o epífora

    ¿Por qué lloran los ojos?

    Los ojos pueden llorar constantemente por muchas causas. Básicamente podemos englobarlas en dos grandes grupos: las que tienen como orígen anomalías en el drenaje de las lágrimas y las que se derivan de un exceso de producción de lágrimas.

    Diagnóstico de la obstrucción lagrimal

    A fin de comprobar si la vía lagrimal está libre o presenta alguna obstrucción, el oftalmólogo procede a realizar el sondaje de esta vía mediante una cánula muy fina. El procedimiento es indoloro, aunque puede resular molesto.

    Si se precisa una comprobación más minuciosa del estado de la vía lagrimal, se puede requerir una dacriocistografía. Esta prueba consiste en la aplicación de una solución de contraste y la observación radiológica de su recorrido a lo largo de la vía lagrimal, para detectar si fluye durante todo el recorrido del ojo hasta la nariz, o se paraliza en algún punto.

    Si se sospecha de que la obstrucción esté ubicada a nivel de la nariz, será el otorrinolaringólogo quien comprobará el paso, mediante el rinoscopio o, en caso preciso, solicitando un TAC de las fosas nasales, a fin de comprobar su situación anatómica. Ello suele ser necesario en caso de traumatismos.

    Anomalías del drenaje lagrimal: obstrucción de la via lagrimal

    La anomalía del drenaje lagrimal más frecuente es la obstrucción de la vía lagrimal.

    La vía lagrimal es un conducto que parte del saco lagrimal hacia la nariz. Las lágrimas que se producen en condiciones normales, suelen evaporarse o drenarse hacia la nariz a través de la vía lagrimal.

    Cuando la producción de lágrimas supera la capacidad de evacuación a través de la via lagimal, es cuando la lágrima rebosa fuera del ojo. Ello ocurre, de forma puntual en episodios de llanto, o de forma permanente cuando existe una patología.

    La obstrucción de la via lagrimal puede ocurrir tanto en adultos como en niños y dar lugar a frecuentes infecciones en los ojos.

    En los recién nacidos, suele ser consecuencia de una inmadurez de la funcionalidad del sistema de drenaje, y acostumbra a corregirse espontáneamente con el paso del tiempo. En el caso de que genere infecciones oculares y no se corrija pasados unos meses, se suele optar por el drenaje mediante sonda.

    En los adultos, suele ocurrir que, con el paso del tiempo el conducto lagrimal se va estrechando hasta llegar a cerrarse. Ello ocurre, con mayor repercusión en mujeres de más de 50 años y produce enrojecimiento del saco lagrimal, laxitud del párpado inferior, dolor e infecciones oculares. Esta patología recibe el nombre de dacriocistitis. Otras causas pueden ser de orígen genético, provocadas por traumatismos, por neoplasias o por dacrolitiasis (formación de cálculos en el saco lagrimal).

    Otro tipo de anomalías del drenaje lagrimal provienen del defecto de bombeo o succión de las lágrimas hacia la vía lagrimal. Las causas son el envejecimiento, la parálisis facial o el ectropion (torsión del párpado).

    Anomalías en la producción de lágrimas

    Es posible que la vía lagrimal fluya normalmente pero el ojo presente un exceso de producción de lágrimas.

    Aunque parezca paradójico, frecuentemente ello es debido a un ojo seco. La patología del ojo seco se produce por procesos inflamatorios que dañan la glándula encargada de producir las lágrimas. En ese caso, el ojo soporta un déficit de lágrimas que, a su vez, genera irritación ocular. Cuando la glándula lagrimal principal detecta esta irritación, se hiperestimula, de forma refleja, para producir episodios de excesos puntuales de lagrimeo.

    Para tratar este tipo de lagrimeo, que no es causa sino consecuencia de otra patología ocular, la del ojo seco, es necesario abordar la causa.

    ¿Se puede solucionar la obstrucción de la vía lagrimal?

    En los niños suele ser suficiente la dilatación de la vía lagrimal mediante sondas,
    realizándose bajo sedación anestésica.

    En los adultos sólo puede solucionarse con cirugía, denominada dacriocistorrinostomía, con la que se hace un nuevo conducto que comunica la parte alta de la vía lagrimal con la fosa nasal. La cirugía se realiza con anestesia local y no precisa ingreso.

    Cirugía para la desobstrucción lagrimal

    Párpados caídos, bolsas en los ojos, patas de gallo

    Con el paso del tiempo, la piel va perdiendo su elasticidad, y la musculatura su tono, y se van formando capas de grasa entre una y otra. En el caso de los párpados, ello conlleva un descolgamiento del músculo y el exceso de piel, y la formación de bolsas de grasa. Como consecuencia de ello, la persona parece más mayor de lo que es o tiene una apariencia cansada.

    Ello suele producirse a partir de los 40 años de forma progresiva y distinta en cada persona. El proceso, muchas veces se ve acelerado por situaciones de estrés o falta de descanso.

    La blefaroplastia o cirugía palpebral, es la que corrige quirúrgicamente este problema estético.

    Las patas de gallo y las arrugas del entrecejo también pueden tratarse mediante inyecciones de proteina botulínica, ampliamente conocida como Botox, pero la solución es temporal y requiere de aplicaciones periódicas para el mantenimiento del resultado.

    Descubre los tratamientos sin cirugía

    Ptosis palpebral

    ¿Qué es?

    La ptosis hace referencia al descolgamiento de un órgano o zona anatómica. En el caso de la oftalmología, esta zona es el párpado.

    La ptosis puede afectar a uno o ambos párpados (unilateral/bilateral) y aparecer a cualquier edad.

    Puede generar problemas de visión, en el caso en que el párpado llegue a solapar la pupila.

    En el caso de los niños, dado que están en proceso de desarrollo físico y de las funciones de sus, las consecuencias pueden ser más serias, del órden de la tortícolis con mentón elevado, para compensar la posición de la pupila afectada, o la ambliopía u ojo vago, dado que el ojo afectado deja de realizar su función, que asume el otro ojo.

    ¿Cuáles son los síntomas de la ptosis parpebral?

    • Estético: caída visible del párpado respecto de su posición normal
    • Pérdida de visión en el ojo afectado
    • Ambliopía

    ¿Cuáles son las causas de la ptosis parpebral?

    • Congénita: Desde el nacimiento, a causa de una alteración en el desarrollo del músculo elevador del párpado en el embrión.
    • Envejecimiento: En edad adulta y de forma progresiva puede producirse un descolgamiento del músculo elevador del párpado.
    • Otras: Degeneraciones neurológicas y/o musculares, reacciones alérgicas, traumatismos locales…
    • Anaurismas o tumoraciones intracraneales: en este caso, la ptosis se desarrolla con mucha rapidez y es un síntoma de alarma que requiere una exploracion completa.

    Tratamiento de la ptosis congénita infantil

    Cirugía de la ptosis congénita infantil

    Elección del momento de la intervención

    En el caso de los niños, se valorará la urgencia de la intervención, en función de las posibles secuelas. En caso de riesgo de ambliopía, conviene realizar la corrección quirúrgica lo antes posible. Si este riesgo no existe, se recomienda intervenir alrededor de los 5 años de edad.

    • Tipo de anestesia utilizada: La anestesia utilizada será general.
    • Técnica utilizada: Resección del músculo elevador

    Se utiliza cuando el músculo elevador desempeña, aunque sea parcialmente, su función.
    Consiste en acortar dicho músculo, facilitándole su función de elevación del márgen parpebral.

     

    Cirugía de ptosis con suspensión del frontal

    Se utiliza cuando el músculo elevador no desempeña su función o lo hace muy pobremente. Consiste en derivar al músculo frontal la función que no realiza el elevador, de forma que eleve el párpado, además de la ceja. Ello se consigue mediante el injerto de bandas no extensibles.

    Tratamiento de la ptosis adquirida en adultos

    Cirugía de la ptosis adquirida en adulto

    Elección del momento de la intervención

    En el caso de los adultos, la decisión de intervenir dependerá del grado de molestia o incapacidad visual que el problema genere al paciente. Generalmente, se hace coincidir con una blefaroplastia.

    • Tipo de anestesia utilizada: La anestesia utilizada será local con sedación.
    • Técnica utilizada: Varía en función de la causa de la ptosis y el grado de movilidad del músculo elevador del párpado.

    Reinserción de la aponeurosis del músculo elevador

    Se utiliza en la mayoría de casos, en los que el músculo se ha distendido pero conserva su función. Consiste en tensar el tendón del músculo elevador del párpado, accediendo al mismo a través de una pequeña incisión en el pliegue del párpado que, una vez cicatrizada, no se aprecia. En un porcentaje muy bajo de casos es necesario algún retoque posterior.

    Conjuntivo-Müllerectomía

    Se utiliza en ptosis leves, cuando el párpado tan sólo se descuelga un par de mm). Consiste en la resección de conjuntiva y músculo de Müller y permite calcular muy bien la altura final del párpado, no requiriendo retoques posteriores. Se realiza por el reverso del párpado y no deja cicatriz porque no se toca la piel del mismo.

    Resección del músculo elevador

    Se utiliza cuando el músculo elevador del párpado conserva su función, pese a que no la ejerza con suficiente eficacia. Es el caso de la ptosis congénita en niños. Es parecida a la primera intervención pero, en este caso, en lugar de actuar sobre el tendón, se hace directamente sobre el músculo para corregir su elevación y movilidad.

    Técnicas de suspensión frontal

    Se utiliza cuando el párpado no se puede abrir debido a que el músculo elevador apenas realiza su función. Mediante esta técnica se deriva la función de elevar el párpado a la ceja, de modo que, el paciente consiga poder abrir los ojos cuando eleve las cejas. A tal fin, se insertan, unas bandas de material no extensible que unen la ceja con el párpado del lado afectado.

    Tumores oculares

    Gonioscopia

    Existen distintos tipos de cáncer ocular. Los de mayor gravedad como algunos tipos de hemiangiomas, el retinoblastoma o el linfoma requieren abordaje por parte del oncólogo.

    El cirujano oculoplástico trata quirúrgicamente aquellos tumores cancerígenos que requieren ser extirpados. Los tumores oculares pueden afectar la órbita (cavidad donde se encuentra el globo ocular), párpados y el ojo (conjuntiva, úvea, retina, nervio óptico).  En caso necesario, su abordaje también se realizará de forma conjunta con el oncólogo que determinará si es necesario completar el tratamiento con quimioterapia o radioterapia.

    Los tumores susceptibles de ser extirpados son los carcinomas y los melanomas.

    Rejuvenecimiento de la mirada sin cirugía

    Técnicas de rejuvenecimiento de la mirada sin cirugía

    La medicina estética ha experimentado importantes cambios en los últimos años, encontrando soluciones eficientes para problemas que antes tenían tan sólo tratamiento quirúrgico.

    Nuestros especialistas en oculoplastia realizan tratamientos estéticos para eliminar patas de gallo, arrugas de entrecejo y otras líneas de expresión faciales, con los métodos más modernos y eficaces, usando productos de gran calidad y con garantía médica de profesionalidad.

    Estos procedimientos deben ser realizados por un profesional médico especializado. En los centros Admiravisión, lo aplican los oftalmólogos especialistas en oculoplastia, que además están certificados con los sellos de calidad ISO 9001-2015.

    Infiltraciones de toxina botulínica (Botox)

    Botox es el nombre comercial que recibe la toxina botulínica, producida por la bacteria Clostridium Botulinum.

    Se utiliza para corregir las arrugas denominadas dinámicas, producidas por la contracción de los músculos perioculares, como las llamadas “patas de gallo” o las arrugas del entrecejo.

    También se utiliza en algunas enfermedades como el Blefaroespasmo.

    El tratamiento es indoloro y no requiere pautas pre ni postoperatorias.

    Los efectos aparecen entre 3 y 5 días después de la inyección y son temporales. Tienen una duración media de seis meses.

    Las posibles complicaciones también lo son pero son muy infrecuentes si la aplicación se ha llevado a cabo correctamente.

    En el caso de la aplicación a casos de blefaroespasmo, al disminuir la frecuencia del parpadeo, se puede producir cierta sequedad del ojo, que se corregirá con lágrimas artificiales.

    La visita de control se lleva a cabo después de una semana. En ese momento se valorará el resultado obtenido y se decidirá si conviene hacer algún retoque.

    Las inyecciones de toxina botulínica no resuelven tics faciales ni la apraxia, síndrome asociado al blefaroespasmo que dificulta la apertura del párpado después de cada espasmo.

    Este tratamiento está contraindicado en embarazadas y puerperas que den lactancia materna a sus hijos.

    Infiltraciones de estimuladores del colágeno

    El tratamiento con estimulador del colágeno está indicado para corregir, atenuar o eliminar arrugas o pliegues en la piel, y para la creación de volúmenes, aumento y remodelación facial.

    El estimulador del colágeno está compuesto de hidroxipatita cálcica, una sustancia que se produce naturalmente en el cuerpo, mezclada con un gel portador que se degrada completamente en pocas semanas, tiempo durante el cual el cuerpo comienza a producir su propio colágeno asegurando un efecto de larga duración.

    El estimulador del colágeno es moldeado por el médico para adaptarlo a las necesidades anatómicas y para producir el efecto de relleno visible inmediatamente pero el efecto cosmético dura menos de 12 meses.

    El especialista en oculoplastia debe ser quien valore la conveniencia y alcance del tratamiento en cada caso particular.

    Hidratación facial con ácido hialurónico

    Mediante la mesoterapia facial, se inyecta directamente a la mesodermis (la capa media de la piel) un combinado de ácido hialurónico, vitaminas, oligoelementos y minerales antioxidantes naturales, que aumentan su firmeza, su eleasticidad y su hidratación. O sea que, se regenera directamente donde se precisa, aquello que se ha ido degradando con el tiempo.

    Generalmente se aplica en el entrecejo, el contorno de los ojos y el de los labios, dependiendo de las necesidades de cada caso. Las punciones se realizan con una aguja muy fina y son indoloras.

    Generalmente, son necesarias tres sesiones anuales para conseguir y mantener el resultado deseado.

    Relleno facial de ácido hialurónico reticulado

    Consisten en rellenar estos surcos de la piel con ácido hialurónico reticulado.

    La diferencia entre el ácido hialurónico que se utiliza para el rejuvenecimiento facial del que se utiliza para rellenar arrugas, reside en el proceso de reticulación de la sustancia en estado natural, que le confiere un mayor espesor y durabilidad.

    El ácido hialurónico reticulado es la sustancia más segura que se ha descubierto hasta la fecha porque se encuentra en nuestra propia piel, junto con el colágeno y la elastina, formando un haz natural que se entrelaza dándole firmeza.

    Pese a tratarse de sustancias naturales, es muy importante que el preparado inyectado sea de calidad y cumpla con los requerimientos legales.

    Combinando el relleno de arrugas de expresión con ácido hialurónico y la mesoterapia facial, se obtienen resultados espectaculares sin necesidad de pasar por el quirófano.

    Peeling químico

    Es un tratamiento químico que busca descamar la piel a fin de eliminar las capas superficiales que contienen las impurezas y células muertas, con el fin de que la piel se regenere con células nuevas.

    Es recomendable realizar un peeling químico asociado a la bleferoplastia del párpado inferior a fin de mejorar los resultados de la intervención al sanear la piel de esta zona y del resto del rostro, a fin de evidenciar un mayor rejuvenecimiento.

    También se puede realizar sin asociarse a ninguna intervención para mejorar el aspecto de la piel y eliminar pequeños defectos superficiales.

    Xantelasma

    ¿Qué es el xantelasma palpebral?

    Los xantelasmas del párpado se presentan como placas amarillentas en la parte interna de los párpados principalmente los superiores.

    Se trata de una lesión benigna, bilateral, que afecta tanto a los párpados superiores como inferiores y de forma simétrica.

    Estas placas amarillentas tienden a progresar y a fusionarse progresivamente entre ellas.

    Es un hallazgo clínico relativamente frecuente en los párpados.

    Son lesiones asintomáticas sin tendencia a malignizarse.

    Aparecen en la edad adulta y en ancianos y con mayor frecuencia en el sexo femenino.

    Se considera un problema estético.

    Histología del xantelasma palpebral

    Los xantelasmas están formados por acúmulos de células histiocíticas cargadas de lípidos en su interior y localizadas en dermis más superficial de los párpados.

    Síntomas clínicos del xantelasma palpebral

    El xantelasma es asintomático, no da clínica y el motivo de consulta es estético.
    Aparecen como una o varias placas de color amarillo-anaranjadas por debajo de la piel, en la zona interna de los párpados superiores y con menor frecuencia en los párpados inferiores.
    Con el tiempo estas placas de colesterol se unen entre ellas aumentando de tamaño.

    Causas del xantelasma palpebral

    Los xantelasmas pueden ser un fenómeno cutáneo aislado y sin enfermedad asociada, pero en un 50% de los casos y principalmente en pacientes jóvenes se asocia a una alteración del metabolismo lipídico, con aumento en sangre de la concentración de colesterol total y lipoproteínas de baja densidad.
    Este trastorno lipoprotéico, aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular.

    Diagnóstico diferencial del xantelasma palpebral

    Aunque la apariencia clínica ya orienta al diagnóstico clínico de xantelasma debemos diferenciarlo de otras lesiones como:

    • hiperplasia de las glándulas sebáceas
    • quistes epidermoides
    • quistes de milia y siringomas
    • sarcoidosis cutánea

    Tratamiento del xantelasma palpebral

    El oftalmólogo valora cuál es el tratamiento más adecuado en cada caso, según la localización de la lesión, su tamaño y la edad del paciente.
    Después del tratamiento quirúrgico la recurrencia de la lesión es frecuente, alcanzando hasta el 40% pacientes, principalmente en pacientes con síndromes hiperlipidémicos y cuando la afectación es en los 4 párpados.
    Tenemos múltiples opciones para la eliminación de los xantelasmas palpebrales incluyendo, escisión quirúrgica, láser de argón y de dióxido de carbono, cauterización química, electrocoagulación y crioterapia.

    Cirugía del xantelasma palpebral

    Es el forma más frecuente para eliminar los xantelasmas principalmente si se localizan en párpado superior.
    Según el tamaño de la lesión se realiza resección simple o blefaroplastia si el tamaño es grande y hay exceso de piel palpebral. La cicatriz queda disimulada en el surco del párpado superior.

    La localización en párpado inferior puede dejar cicatrices visibles e inducir ectropion del párpado.

    • Ablación con láser de argón o dióxido de carbono

    Sus ventajas son la ausencia de sangrado, no precisar sutura ser un tratamiento rápido.
    Por el contrario puede dar lugar a cicatriz antiestética e hipopigmentación de la piel

    • Cauterización química

    La utilización de ácido tricloroacético es efectivo y con buenos resultados para eliminar xantelasmas.

    • Crioterapia y electrocoagulación

    Con estas técnicas es posible eliminar los xantelasmas aunque se necesitan varias sesiones.
    Puede quedar cicatriz e hipopigmentación.

    Preguntas frecuentes sobre la cirugía oculoplástica

    ¿Por qué cambia el aspecto estético de los ojos?

    El envejecimiento cambia el aspecto de los ojos y con él, lo que expresan. Con el paso del tiempo se produce un exceso de piel, músculo y grasa en los párpados dando lugar a las conocidas arrugas y bolsas. Además la piel y los tejidos del párpado pierden elasticidad. En casos severos, el exceso de piel puede caer sobre las pestañas y reducir el campo de visión.

    Estos cambios alteran la expresión facial y provocan una mirada más cansada y triste.

    ¿Cómo se pueden rejuvenecer los ojos?

    La cirugía que moldea los párpados se llama blefaroplastia. Con esta cirugía se elimina el exceso de piel, músculo y grasa. Puede realizarse tanto en el párpado superior como en el inferior. Habitualmente se realiza bajo anestesia local con sedación y sin ingreso hospitalario.

    La cirugía no elimina las arrugas perioculares como las “patas de gallo” o las localizadas en el entrecejo. Estas arrugas se corrigen con toxina botulínica de forma segura y eficaz.

    El primer paso será realizar una primera visita con el cirujano. En esta primera visita se realiza una historia clínica para conocer el estado general de salud, una exploración de la visión y de los ojos, y un estudio de los párpados. Será útil poder disponer de alguna foto de cuando era más joven, para que el cirujano pueda entender mejor qué cambios han ocurrido con el paso del tiempo y poder ofrecer una cirugía más personalizada y natural. Después paciente y cirujano participarán en un diálogo para conciliar las expectativas iniciales con las posibilidades reales y valorar la relación entre los beneficios y los riesgos.

    Te ofrecemos una cirugía personalizada para corregir los cambios provocados por el paso del tiempo sin cambiar tus rasgos de siempre. Te verás y te verán más joven, pero no diferente.

    ¿Quedan cicatrices visibles?

    La cicatriz quirúrgica no será visible. En el párpado superior la cirugía se realiza a través de una incisión en un pliegue natural que ocultará la cicatriz. En el párpado inferior se realiza por dentro del párpado, a través de la conjuntiva.

    ¿Qué enfermedades aumentan el riesgo de la cirugía?

    Antes de plantear la cirugía debe existir un correcto control de enfermedades como la hipertensión arterial y la diabetes, y problemas de corazón o respiratorios. Debe valorarse cada caso individualmente.

    También es importante valorar enfermedades previas de los ojos, sobre todo la oftalmopatía asociada al tiroides y el Síndrome de ojo seco, además de otros problemas de la superficie ocular.

    Algunas personas además del exceso de piel y grasa, presentan una caída del párpado por debilidad del músculo que abre el ojo o por laxitud del tendón de este músculo. En estos casos, debe asociarse cirugía sobre el músculo elevando el párpado para conseguir un buen resultado funcional y estético.

    ¿Cómo es el día de la cirugía?

    Acudirá al quirófano en ayunas, con las pruebas preoperatorias, sin maquillaje ni joyas. Ya en el quirófano, el anestesista le pondrá una medicación para que no le moleste la inyección del anestésico local y para que esté tranquila y relajada durante la cirugía. La cirugía dura entre 1 y 2 horas. Una hora después de la cirugía podrá regresar a casa. Al alta, recibirá por escrito la medicación y los cuidados del postoperatorio.

    ¿A qué edad se recomienda su uso?

    La mayoría de los pacientes se encuentran entre los 40 y los 70 años, pero puede utilizarse con seguridad a partir de los 30 años en personas que tienden a contraer en exceso los músculos cuando leen, conducen o se exponen al sol, para prevenir la formación de las arrugas perioculares.

    Urgencias oftalmológicas

    El servicio de Urgencias Oftalmológicas de Admira Visión está a disposición de los pacientes las 24 horas, los 365 días del año, tanto a nivel médico como quirúrgico. Atención inmediata sin esperas.

    Financiamos tu mirada sin intereses

    En Admira Visión no queremos que el precio suponga una barrera a la hora de cumplir tu deseo de decir adiós a las gafas y/o lentes de contacto.

    Pide cita

    La primera visita sin compromiso.
    Pregunta al médico todo lo que necesitas saber y decide.

    Mutuas concertadas