Estudio de accidentes oculares de la Asociación Americana de Oftalmología

Según un estudio de la Academia Americana de Oftalmología publicado por la revista Pediatrics, el basquet es la principal causa de lesiones deportivas relacionadas con los ojos en menores de 20 años en los EEUU y la mayoría de lesiones se hubiesen podido evitar con el uso de gafas protectoras homologadas.

En jugadores profesionales, las cifras son todavía más significativas y la Academia relata casos como el de Amare Stoudemire, jugador de la NBA, que sufrió un desprendimiento de retina mientras jugaba con los Phoenix Suns en el 2008. En 2006, se le salió el ojo de la órbita a Allen Ray mientras jugaba un partido de básquetbol universitario. Afortunadamente, para los dos jugadores, los oftalmólogos pudieron salvarles la visión pero estas lesiones se hubiesen podido evitar utilizando gafas de policarbonato, un material altamente resistente a impactos. Las lentes de contacto no ofrecen protección y las gafas correctoras no ofrecen protección suficiente e incluso pueden romperse o clavarse originando lesiones de córnea u órbita, en el mejor de los casos.

En nuestro país no existen estudios similares pero, si hiciésemos una correlación teniendo en cuenta los hábitos de práctica deportiva, probablemente los resultados serían similares y darían niveles elevados en otros deportes de pelota como el tenis, el golf o el fútbol.

Desde la experiencia de nuestro servicio de urgencias, hemos atendido casos de lesiones graves por esta causa que efectivamente se podrían haber evitado usando gafas de protección reglamentarias.

En consecuencia, animamos a los deportistas y las federaciones a implementar esta medida de prevención porque la vista no tiene precio y la prevención es el mejor tratamiento posible.

Te recomendamos que sigas nuestros consejos de actuación en caso de accidente ocular.

¿Necesitas ayuda?