¿Por qué aparecen venas rojas en los ojos?

Las venas rojas en los ojos, son fácilmente visibles sobre la conjuntiva blanca, por tanto, con el sólo hecho de que aumente la irrigación de sangre en los ojos por cualquier causa, las venas rojas serán rápidamente perceptibles a simple vista.

La pregunta más frecuente que se plantean los pacientes es si es normal tener estas venas rojas en los ojos.  Se trata de una de las dudas más comunes que nos planteamos sobre nuestros ojos.

Aparte de qué son y cómo nos afectan las venas rojas en los ojos, también nos encontramos con preguntas sobre quistes de grasa en los ojos. ¡Te lo contamos!

¿Por qué aparecen venas rojas en los ojos?

La conjuntiva es el único tejido superficial del cuerpo en el que los vasos se perciben a simple vista; en ella, como sucede en cualquier otra parte del organismo, los procesos inflamatorios causan vasodilatación, lo que se percibe como ojo rojo.

La circulación arterial de la conjuntiva tiene dos orígenes:

1.- Las ramas posteriores (superficiales)

2.- Las arterias ciliares anteriores.

En el ojo normal, con hiperemia (aumento de la irrigación sanguínea), podemos apreciar vasos superficiales, la columna sanguínea es de color rojo brillante, son vasos gruesos, bien definidos, flexuosos, se ramifican, porque se se anastomosan (se unen) entre sí y se detienen unos milímetros antes de llegar al limbo.

En consecuencia, estos vasos se movilizarán al generar movimiento en la conjuntiva. Al aplicar un vasoconstrictor tópico (fenilefrina) se apreciará blanqueo de la zona hiperémica. Este sistema vascular se encontrará dilatado en las conjuntivitis. Por tanto, la conjuntivitis es una de las causas de que destaquen las venas rojas en los ojos.

Por otro lado, los vasos anteriores, derivados de las arterias ciliares, habitualmente se dilatan en la  inflamación intraocular, por ejemplo uveítis anterior aguda o glaucoma agudo, escleritis, cuerpos extraños, etc. y se harán aparentes causando un ojo rojo perilímbico que da lugar a un color rojo oscuro, granatoso y  profundo.

Estos no son susceptibles a la vasoconstricción por fármacos o a la movilización con la conjuntiva. Y es que el ojo rojo es un síntoma cardinal de inflamación ocular.

La valoración de la urgencia de la situación es de vital importancia para la planificación de la evaluación diagnóstica y tratamiento.

Enfermedades oculares que pueden ocasionar ojo rojo

En cuanto a las patologías oculares que pueden provocar que tengamos venas rojas en el ojo, encontramos los siguientes grupos:

Enfermedades de la superficie ocular:

Procesos vasculares:

  • Hemorragia subconjuntival
  • Malformaciones arteriovenosas

Inflamación ocular:

  • Epiescleritis
  • Escleritis

Inflamación intraocular:

Glaucoma agudo

Signos de alerta por venas rojas en los ojos

ojos con venas rojas

Las venas rojas en los ojos, o ojo rojo, no son peligrosas a menos que vayan acompañadas de:

  • Disminución de la agudeza visual
  • Secreción abundante (legañas)
  • Dolor
  • Traumatismo ocular (golpe en el ojo)
  • Cirugía intraocular reciente
  • Alteraciones de las pupilas concomitantes
  • Infecciones recurrentes.

En estos casos, es necesario consultar al oftalmólogo.

¿Cómo se diagnostican y tratan las venas rojas en los ojos (o ojo rojo)?

Para averiguar la causa de la hiperemia de las venas rojas en los ojos (o ojo rojo), y poder llegar a un diagnóstico preciso, es necesario realizar un examen oftalmológico completo.

El oftalmólogo valorará:

  • Si hay un sólo ojo o ambos ojos afectados
  • La duración de los síntomas
  • El tipo  y cantidad de la secreción
  • Si se han producido cambios de la visión
  • La severidad del dolor si existe
  • Tratamientos previos realizados por el paciente
  • Antecedentes de alergias o enfermedades sistémicas
  • Uso de lentillas
  • Estado de las pestañas
  • Estado del saco lagrimal
  • Tamaño de las pupilas y reacción pupilar
  • Patrón y localización de la hiperemia
  • Afectación o no de la córnea
  • Presencia de inflamación intraocular
  • Medición de la presión intraocular
  • Observación del ojo mediante tinción con fluoresceína.

El tratamiento dependerá de la causa que origina.

Fuente: Dra. Meilin Chang

Oftalmóloga

¿Necesitas ayuda?