Riesgos visuales de los deportes acuáticos

Los deportes acuáticos como la natación o el waterpolo implican un contacto frecuente con el agua tratada con cloro o sal de las piscinas que puede alterar la película lagrimal y la conjuntiva dando lugar a problemas diferentes como la sequedad o irritación ocular que, además de producir numerosas molestias, como por ejemplo la sensación de picor, escozor, arenilla pueden ocasionar pérdidas de la calidad visual o patologías más importantes como la queratitis.

Por otra parte, las piscinas pueden tener hongos y bacterias que pueden producir conjuntivitis y patologías más graves como la acantamoeba, en portadores de lentes de contacto.

En el caso de quienes practican submarinismo, debido a la descomprensión, una persona sana puede padecer hemorragias retinianas. Este riesgo aumenta en el caso de personas con diabetes o hipertensión. Por otro lado, principalmente las personas con hipermetropía tienen un mayor riesgo de padecer un glaucoma agudo en el proceso de descompresión, por tener la cámara estrecha.

Por último, en el caso de tener defectos refractivos que requieren corrección, el uso de lentes de contacto en contacto con el agua, aumenta el riesgo de padecer infecciones corneales graves. En este caso, se recomienda corregirlos mediante cirugía refractiva.

En consecuencia, es muy importante que, periódicamente, los deportistas acuáticos se sometan a una exploración oftalmológica en profundidad.

 

Deportes acuáticos y eficacia visual. El estudio funcional

La salud ocular es lo más importante pero también lo es en el caso del waterpolo, la natación sincronizada o el submarinismo, el tener una buena visión tanto central como periférica tales que permitan no perder de vista todo el campo de visión y, en el caso del waterpolo, tener en estado óptimo la coordinación entre mano y ojo, la visión binocular y los movimientos sacádicos. Ello es especialmente significativo en el caso de los porteros de waterpolo. Por este motivo, el departamento de Oftalmosport de Admiravisión realiza a todos estos deportistas un estudio visual funcional, al margen de la exploración oftalmológica.

En caso de detectar problemas funcionales, se ofrece la posibilidad de realizar terapias visuales para la optimización de la eficacia visual.

 

La exploración oftalmológica del deportista acuático

La exploración oftalmológica en sí, se complementa con pruebas que estudian a fondo la superficie ocular (Pentacam, Test de Schirmer) para descartar las patologías antes referidas. Por último, se les mide la presión intraocular porque, cuando empieza a elevarse más de lo normal se pierde calidad visual y sensibilidad al contraste desde el primer momento y conviene llevar a cabo una detección temprana.

Para completar la visita deportiva, el departamento de Oftalmosport de Admiravisión realiza un asesoramiento personalizado en función del deporte realizado y las características individuales.

Financiamos tu mirada sin intereses

En Admira Visión no queremos que el precio suponga una barrera a la hora de cumplir tu deseo de decir adiós a las gafas y/o lentes de contacto.

Pide cita

La primera visita sin compromiso.
Pregunta al médico todo lo que necesitas saber y decide.

¿Necesitas ayuda?