Tomografía de Coherencia Óptica (OCT)

OCT

OCT Spectralis de Heidelberg

¿Qué es la OCT?

Mediante la tomografía de coherencia óptica se puede visualizar, in vivo, tanto la interfaz vitroretiniana como el vítreo cortical y la esclera con una gran nitidez.

Por otra parte, y probablemente sea su principal ventaja y opción, esta tecnología permite realizar angiografías no invasivas. Consecuentemente, sin tener que aplicar contrastes, se puede observar la red microvascular del ojo.

Otra de sus ventajas deriva del hecho de que la longitud de onda más larga, de la que está dotada, reduce los riesgos de la atenuación de luz debido a las cataratas y opacidades del vítreo, y hace más factible la obtención de imágenes de pacientes con estas patologías.

La OCT es una técnica que prácticamente nos permite hacer una biopsia de la retina, más concretamente de la mácula, pero sin tener que operar ni abrir el ojo ya que es un corte óptico realizado con láser.

Patologías relacionadas

Vitrectomía

Membrana epi-retiniana

Degeneración macular

Lesiones nervio óptico

Tumores oculares

Cicatrices corneales

Desprendimiento de epitelio pigmentario

¿Para qué sirve la tomografía de Coherencia Óptica?

La Tomografía de Coherencia Óptica (OCT) se ha convertido en una herramienta oftalmológica de gran valor para el estudio de patología, tanto retiniana como glaucomatosa y corneal, desde que fuera introducida a principios de la década de los 90.

El uso fundamental de la OCT se basa en el estudio de la retina, especialmente de la mácula, donde permite obtener imágenes de alta resolución de las distintas capas de la misma. También se pueden obtener imágenes en la cabeza del nervio óptico o en otras zonas de la retina central. La OCT permite asimismo el estudio de otros tejidos oculares como la córnea y el iris.

Se utiliza básicamente para el estudio de las maculopatías, DMAE, edemas maculares, edema macular de diversa etiología, desprendimiento de epitelio pigmentario, membranas epirretinianas, lesiones de nervio óptico, etc. Las mediciones cuantitativas del grosor de la retina o de la excavación papilar pueden resultar esenciales en el pronóstico y tratamiento de numerosas entidades patológicas, y el control de tratamientos intravítreos.

Asimismo permite obtener imágenes seccionales de alta resolución en la córnea y en el ángulo iridoesclerocorneal. A partir de estas imágenes podemos identificar lesiones titulares en los mencionados tejidos tales como cicatrices, ablaciones, iridotomías, tumores, etc, pudiendo asimismo realizar mediciones cuantitativas de precisión (ángulo camerular, taquimetría corneal, profundidad de cámaras anterior, vault en ICL, etc).

¿Cómo se realiza?

El paciente se sienta frente al aparato y tan sólo debe mantener la vista fija sobre un punto fijo. Es una prueba rápida e indolora

Se trata de una técnica de visualización que, basándose en los principios de la coherencia óptica, permite generar imágenes del interior del globo ocular mediante el uso de haces de luz de láser. Este haz es capaz de penetrar en los tejidos observados, generando reflejos internos en el mismo que son captados y procesados. De esta forma se pueden obtener imágenes seccionales de los componentes tisulares hasta cierta profundidad, obteniendo imágenes que recuerdan en cierto modo a las de una biopsia. A partir del procesamiento de la información capturada por el sistema se pueden realizar mediciones cuantitativas del grosor, amplitud, etc de los tejidos analizados.

Pide cita

La primera visita sin compromiso.
Pregunta al médico todo lo que necesitas saber y decide.

¿Necesitas ayuda?